DE LAS MEJORES VARIEDAES DE ACEITUNA, EL MEJOR ACEITE DEL MUNDO

Que el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) posee múltiples y fuertes propiedades nutricionales está ya fuera de toda duda. La dieta mediterránea, basada en vegetales, frutas, ensaladas, pescado y aceite de oliva, es clave para una menor tasa de mortalidad por enfermedades del corazón en países como España, según han recogido prestigiosos medios de comunicación como The Guardian.

El AOVE adquiere cada más valor a tenor de la importancia que la cocina saludable tiene para los grandes chefs, que tienen la responsabilidad de que sus recetas más innovadoras sean a la vez saludables. Las propiedades del ‘oro líquido’ hacen que sea un ingrediente necesario en sus creaciones más saludables.

 

Es el potenciador de sabor por excelencia frente a otras alternativas poco saludables como el glutamato monosódico. El aceite de oliva virgen extra refuerza el sabor de manera natural, incluso en algunos postres, frente a sustancias, en ocasiones adictivas, que nos invitan a comer más de lo necesario.

Ahora bien, ¿qué tipo de aceite es más adecuado en cada caso? Porque existen tantas variedades de AOVE como diverso es el olivar español y el europeo.

Si bien es cierto que cada día nos encontramos  más a menudo con AOVE multivarietal o coupage, es decir, aquellos que son el resultado de mezclar diversas variedades, debemos dejar claro que los monovarietales poseen mayor fuerza e intensidad y permanecen fieles a sus aromas.

¿Con qué platos pueden maridar mejor los distintos tipos de aceite de oliva según su variedad? Estas son algunas claves de algunas de las variedades de AOVE monovarietal más comunes:

Arbequina: de aromas sutiles y delicados. Marida bien con productos como los pescados o mariscos (cocidos o a la plancha), y con las ensaladas de frutas. Además, es ideal para los postres que incluyen el aceite entre sus ingredientes.

Cornicabra: su aroma a hierbas frescas y ligero picor potencian el sabor de asados de cordero, de cochinillo, de pavo, o incluso en la elaboración de postres y chocolates.

Hojiblanca: su riqueza de aromas ayuda a potenciar el sabor de los pescados azules como el salmón o el atún. Además, es perfecto para carpaccios de carne o pescado.

Picual: de gran intensidad potencia el sabor de jamones, cecinas, embutidos y quesos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars(3 votos, media: 5,00de un total 5)
Comparte esta entrada en:

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *